jueves, 26 de septiembre de 2013

Con toda mi alma

Y ella quería eso; otra dosis de pena, de rabia y de lágrimas. Quería sentir el martillo golpeando contra sus costillas, y a su pecho convertirse en eco. Y gritarle al tiempo que era injusto y cruel, un tramposo infame, que amañaba sus recuerdos sólo porque podía y no porque lo necesitara. Estaba tan harta... El cielo sabía cuánto. Pero no había más pañuelos encima de la mesa, ni palabras que la consolaran al otro lado del teléfono. Ya no tenía que moverse dos calles para vomitar en una alcantarilla todos tus puños a su barriga. Ni morder la almohada por las noches, para que su madre no la oyera retorcerse de dolor, y viniera a decirle eso que ya sabía. No, ya no hacía nada. Ahora sólo asentía con los ojos húmedos y la cáscara de su cuerpo envenenada, porque la morfina ya no hacía efecto en sus labios.

"Now I know that there's a different way to die
My body breathes
Heart still beats
But I am not alive"

2 comentarios:

#SS# dijo...

Perfecta, Jace.
SS.

Fernanda. dijo...

tétrico y genial.