jueves, 26 de enero de 2012

Should I be feeling guilty,,?

- Suéltame. - Sentenció. Le dolían las muñecas de forcejear. - ¡Qué me sueltes!
Alex resopló; estaba enfadado, dolido, triste. ¡Claro que lo estaba! Todo había sido un caos desde que ella se fue, y ahora que la tenía delante, a sólo un paso, a sólo un suspiro, la perdía una vez más. Y para qué ocultarlo, se negaba a olvidarla. No quería caminar más. ¿Con qué fin? La felicidad no era más que un estado inocuo sin ella, no sabía igual. Todo había sido un error. La fiesta, el baile, las máscaras. ¿Para qué? ¿Para encontrarse con ella y acabar jodiéndolo todo?
A estas alturas hasta él podía darse cuenta de que lo estaba haciendo mal, pero, ¿Qué más daba? Iba a desaparecer de su vida tarde o temprano.
- No lo entiendes. Para ti es fácil. - Tragó saliva. Las palabras brotaban de sus pulmones, enrarecidas por la rabia. Le escocían los ojos, no era capaz de sostener su mirada y sacar todo aquello de dentro al mismo tiempo. Miró al cielo, iba a llover. O quizá no, tal vez fueran sus ojos, fuera él.- ¿No es así? Y crees que tienes derecho a hacerte la víctima.. a... llorar como si fuese el malo de todo esto.
- No me eches la culpa de lo que no has hecho.
- No te estoy culpando, joder. Me estoy quejando de la mierda en la que nos hemos convertido.- Ella abrió los ojos con fuerza, como si un ente diabólico la hubiera golpeado con un psicotrópico adictivo, y ahora no pudiese dejar de escuchar.- Teníamos un "ritual", ¿Recuerdas? Discutíamos, nos gritábamos barbaridades, tú llorabas y yo decía la última palabra. Y luego, no importa cómo, terminábamos arreglándolo. Yo te decía que te quería y tú simplemente sonreías como si eso te hiciera la chica más feliz de la Tierra.
- Alex, yo... - Le hizo un gesto para que le dejara terminar.
- Antes... aunque hubiese sido un día terrible y el mundo estuviera en nuestra contra, aunque me doliese cada poro de mi cuerpo y tuviera ganas de gritar, sabía que lo importante estaba bien... que al menos aún tenía una razón para sonreír, para luchar: Tú.


Y ahora que te has ido, dime, ¿Qué me queda?

4 comentarios:

Secret dijo...

Es una entrada bastante triste. Como su amor se va apagando. A veces hay que saber cuando un amor así vale la pena y cuando no. Luchar o no, levantarse o huir... El amor es sacrificio, pero a veces cuando se supera un punto deja de tener valor y significado. Si se pasa más dolor que felicidad, puede ser uno de los mejores amores de tu vida, pero al fin y al cabo, te come, te destruye por dentro. Y no puedes con él. Y a veces, no somos conciente de que poco a poco se va apagando y extinguiendo, aunque estemos luchando. Jamás nos debemos sentir culpables en algo así. Lo que pasa, pasa. Y nadie tiene la culpa.

Un saludo
Wolfy (:

una chica cualquiera dijo...

por desgracia conozco a muchas parejas q le pasan esto... es triste pq están tan acostumbradas a esa persona q no son capaces de dejarlo,aún sabiendo q no seguirán mucho...y siguen y siguen...
para mí,en cuanto pienses por primera vez q esa persona no te hace feliz o no quieres un futuro a su lado,tienes q dejarlo..

muy bien escritoo, un besito :)

Little dreamer dijo...

Oishh es una entrada realmente genial, me dejas sin palabras. De verdad no me pueden gustar más tus textos, son geniales uno a uno, cada palabra dice algo nuevo, cada palabra es un mundo.
Un besito :)

DPiaf dijo...

Han dejado de ver...eso les ha pasado. Queda un mundo roto, desolado...hasta que ya se borra eso y se queda vacio....