domingo, 28 de agosto de 2011

Sapiens audiente

Ella bajó la mirada y dejó fluir el lápiz. El carboncillo bailaba entre letras temblorosas y símbolos extraños. Por un momento pareció vacilar pero en seguida prosiguió escribiendo como si de una búsqueda intensiva se tratara.
- ¿Qué escribes?
- Un cuento.
- ¿Y cómo se titula?
- Tú y la mitad de yo.


No hay comentarios: