miércoles, 31 de agosto de 2011

Ella dejó de soñar

Arachne paseaba sola por el Arco de Noche con el tiempo consumido en los labios. Bajó los escalones con desgana y abrió la puerta del Mess, el nuevo Café concierto de la ciudad. Seth la esperaba en la barra y al verla llegar se quitó el sombrero. Ella frunció el ceño. "Estúpido", murmuró. No sabía ni por qué había ido allí.
- ¿Este es el nuevo "antro" en el que vas a tocar? Por favor, dime que no me has hecho venir sólo para oír berrear a una de tus putas. Hoy no tengo ganas de que me sangren los oídos.
Seth sonrió.
- Es sólo una posibilidad.
 Ella suspiró y se dio la vuelta, pero antes de que pudiera dar un solo paso la agarró del brazo.
- Con lo que te gusta mi música.
- Madura.
- ¿Algún día podrás tragarte esos aires de grandeza? Me gustaría poder decir más de dos palabras sin que te fueras.
- Mi megalomanía es negociable, mi mala leche tendrás que aguantarla.


No hay comentarios: